23/06/2015

Arties y Les celebran la noche de San Joan con unas fiestas muy particulares alrededor del fuego.

Con la llegada del solsticio de verano el fuego purificador se convierte en protagonista en la noche del 23 de junio, dice la tradición que con el fuego se queman los malos espíritus y también se fertiliza la tierra para que dé buenas cosechas.

En Les se bendice el Haro, se enciende y se baila y canta a su alrededor. Mientras  va quemando suena la música y los asistentes toman el vin caud, vino caliente con azúcar y frutas que se elabora en grandes ollas en la plaza, el vin caud se acompaña con  coca. Y finalmente el Haro cae, siguiendo la tradición algunas personas cogen parte de las cenizas, que antes también se tiraban en los huertos.

En Arties antes de la medianoche del día 23 los jóvenes se concentran debajo del Taro, esperando  oír el grito “Taro húec” fuego al Taro, cuando el tronco está encendido lo tiran al suelo y empieza el momento más esperado de la noche, le atan unas cuerdas y lo pasean en llamas por todo el pueblo,  los más atrevidos saltan por encima del tronco que acaba a altas horas de la madrugada en la puerta de la casa del alcalde. Donde se deja el tronco carbonizado, dice la tradición que el alcalde debe invitar a beber a todos los que han llegado hasta allí, también se ocupará de apagar el Taro